Sara Curruchich: “la Siguanaba, un ser ancestral que protege a las mujeres de la violencia patriarcal”

Por: Jovanna García
País: Guatemala
16 octubre 2020

Fotografía: cortesía de Sara Curruchich

Este viernes 16 de octubre, la cantautora maya kaqchikel Sara Curruchich, estrena dos sencillos, uno de ellos titulado “Florecer”, un dueto en colaboración con la también cantautora guatemalteca, Fabiola Roudha; y el otro sencillo titulado “la Siguanaba”, un adelanto del que será su segundo disco de estudio, bajo la producción del sello discográfico español Mamita Records.

Sobre la Siguanaba se tiene la creencia que es un ser un ser maligno, que roba las almas a los hombres, pero tal como plasmó Sara en su canción, “realmente es un ser ancestral que protege a las mujeres” que pueden llegar a ser víctimas de violencia patriarcal por sus esposos. “Su vida, es de ella y de nadie más”, canta Sara en una parte de la letra de su canción.

En los últimos meses, Sara ha creado música desde el fondo de su alma para hablar de los pueblos originarios, de las luchas y resistencias de las mujeres, de las montañas y de mucho más. Lanzó su álbum debut Somos en 2019 y en España en junio de 2020, el cual estuvo a cargo de la productora Mamita Records. En él, presenta 13 canciones que son todo un tejido de armonía entre el sentir, vivir y resistir de Sara.

En agosto de este año, también compartió el vídeo oficial de Ixoqi’ (mujer, según la traducción del idioma maya kaqchikel) en el que se puede observar a niñas y adolescentes de distintas comunidades indígenas, en representación de las diversas luchas de los pueblos indígenas. El lanzamiento del video también estuvo acompañado de una campaña de empoderamiento para niñas y mujeres:

Sara Curruchich lanza el vídeo de Ixoqi’: “nosotras estamos vivas, somos parte de una cultura viva.”

Florecer junto a Fabiola Roudha

Florecer es un dueto que habla sobre la felicidad y la esperanza, en el que Fabiola y Sara entrelazan con fuerza los estilos artísticos de ambas.

En “la Siguanaba”, una canción creada para el proyecto de Entreamigos-Lagun Artean (País Vasco), se presenta como un adelanto del que será el segundo disco de estudio de Sara que se lanzará en varios países en 2021.

Por segunda vez el sello discográfico Mamita Records, dirigido por la reconocida cantautora española Amparo Sánchez, será el que se encargue de la producción de un álbum de la nacida en el municipio de Comalapa, Chimaltenango.

La Siguanaba, un ser ancestral

“Con cabellos largos, güipiles blancos, bajo la noche de luna nueva creciente, llena menguante, ella se mostró. Algunos por los pueblos la ven caminar, han visto su rostro, cicatrizado está. Hay quienes le temen, le creen sobrenatural, pero su historia, les quiero contar”, así comienza la canción que nos cuenta la historia de la Siguanaba desde la perspectiva de la cantautora.

La canción de Sara estremece desde los primeros segundos con el sonido de varios instrumentos en el que se puede destacar la marimba. Sara comentó que la historia que le contaban de niña, presentaba a la Siguanaba como un espíritu, “escuchaba que mi mamá decía que salía por las noches. Ella es una mujer, pero no se le ve la cara, tiene el pelo enfrente, pero se lleva al barranco a los hombres que están borrachos, pero no solamente porque están borrachos, sino porque cuando están borrachos les pegan a sus esposas”, comentó.

También desde la tradición oral se ha dicho que la Siguanaba puede “hacer que el espíritu se aleje, se pueda perder y que cuando se pierde el espíritu se deja de estar completo”, provocando un gran desequilibrio a las personas que las puede llevar incluso hasta la muerte.

La cantautora añadió que desde la cosmovisión maya se plantea que todo tiene que ver con el espíritu y la esencia y “que muchas veces se habla de la protección de las abuelas y abuelos que están en otras dimensiones, hacia nuestros caminos, hacia nuestras vidas; es por eso que muchas veces nos alertan o nos dan avisos en los sueños, en el cielo, en la tierra, para que estemos prevenidas ante algún momento que pueda hacernos algún daño”, enfatizó.

Sara hizo énfasis en que existen varias versiones de la leyenda de la Siguanaba y que cada pueblo tiene su propia versión, por lo que ante la divulgación de versiones que colocan a los hombres como víctimas de la Siguanaba, Sara considera primordial el enfoque de género en su canción.

“La mayoría la colocan a ella como lo maligno, como la que hace daño, pero a mí me gustaría mucho que pudiera haber un cuestionamiento e incluso una reflexión de la Siguanaba y, que incluso, podamos tomar un poco de esa fuerza, porque yo cuando era niña, no tenía esa consciencia que, si ellos les pegaban a sus esposas eso era violencia. Me gustaría que con esta versión cambié este papel en la historia donde se pone a los hombres como víctimas cuando muchas veces son los victimarios”, explicó Sara.

Para Sara es importante hablar de la Siguanaba como una mujer, similar a muchas de las que trabajan y dedican su vida a la prevención y la erradicación de la violencia contra las mujeres. Además, porque considera que es importante que las niñas que escuchan las versiones que se popularizan sobre la Siguanaba y la colocan como “lo maligno” pueda evitarse que vean como algo natural la violencia ejercida por los abusadores contra las mujeres.

“Por ejemplo, en este caso se dice que se lleva a los hombres y que ella es la mala, nos colocan a nosotras como las malas y las causantes de las cosas que nos puedan pasar, cuando no es así. Una de las consecuencias graves que veo es que las niñas lo vayan naturalizando, y que no se logre saber cuáles son las diferentes manifestaciones de violencia contra las mujeres que pueden haber”, añadió Sara.

Existe una versión que presenta a la Siguanaba, como una mujer que cuando era joven fue obligada a casarse con un hombre cuarenta años mayor que ella. Él la hechizó, convirtiéndola en una mujer fea y vieja. Sara comentó que además de ese hechizo, al presentarla de esa manera se pretende conseguir que las mujeres compitan entre sí. “Algunas versiones decían que muchas de las mujeres querían enterrar a los hombres porque se sentían celosas del cuerpo de la Siguanaba, fuera lo que se llevaba embrujados a los hombres, y que por eso se podían separar. Entonces, crea como una pelea entre nosotras por el cuerpo con estos estereotipos, se fomentan mucho”, compartió.

Para Sara, la importancia de reescribir con su canción la historia de la Siguanaba es que, entre todas las mujeres, entre las niñas, “sepamos que nos podemos acuerpar entre nosotras, entre nosotras podemos denunciar, que tenemos que dejar de pelear, que merecemos una vida libre de violencia y que tenemos un derecho de caminar sin miedo, de bailar sin miedo, que nadie, absolutamente nadie puede tocar nuestro cuerpo sin nuestro consentimiento y esto es lo que a mí me gustaría mucho que las mujeres pudiéramos sentir un poco de la fuerza de la Siguanaba para no callar más, para luchar por la vida”, comentó Sara, pues considera que es un ser ancestral que protege a las mujeres de la violencia patriarcal.

Sobre el vídeo filmado en Quetzaltenango 

Ante las restricciones gubernamentales para frenar la pandemia de la covid-19, los conciertos no han sido posibles, por esa razón Sara decidió grabar la canción y el vídeo del tema en directo, desde uno de los lugares culturales más emblemáticos del país: el Teatro Municipal de Quetzaltenango.

Este concierto sin público, contó con la producción ejecutiva de Seattle International Foundation (SIF), acompañada de los músicos Sergio Enríquez, Hilda López y Daniel Díaz Castañón (Tucum Balam). La Siguanaba de Sara Curruchich está disponible en todas las plataformas digitales, entre ellas Spotify, así como el vídeo en YouTube.

#CantautorasGuatemaltecas #LaSiguanaba #PueblosIndígenas #SaraCurruchich
síguenos
contáctanos soy@rudagt.org
Dona Hoy

Todos los derechos reservados. Los contenidos son propiedad de sus autoras