Pensar literatura para las horas propias en estas noches largas

Por: Nancy Martínez
País: Guatemala
20 abril 2020

Iniciamos el  2020 con una sensación algo extraña, el año anterior cerraba lleno de movimientos sociales, esperanza y con energía por un cambio económico y político. Entramos en este nuevo ciclo con ánimo por un avance y sí, marzo nos llevó hacia el distanciamiento social y a repensar no sólo nuestras expresiones y afectos, sino el sistema productivo, dejándonos entrever un futuro indeterminado. Por eso hoy estamos aquí, centradas en nuestras cuatro paredes, con la oportunidad de pasar los días más cortos, y vivir noches más largas, porque para Guatemala, el encierro inicia a las 4 de la tarde.

Aunque la lluvia nos hace sentir la bondad del encierro para no mojarnos, a veces también pensamos en lo hermoso que es caminar por las calles, con el olor a tierra mojada. Repensarnos dentro de casa requiere de una energía extra, pues las labores domésticas ocupan muchas horas de nuestro día. El acomodar junto a la familia cómo llevar la fiesta dentro del hogar y el teletrabajo, si contamos con esta oportunidad, también es un diálogo que requiere negociación y voluntad, para que todo marche bien.

Por lo que las horas que pasamos de estos días cortos, muchas veces están llenas de la presencia de los otros, si no es para cuidarles y escucharles, será para trabajar junto a ellos. Pero, ¿cuándo entonces podemos centrarnos en nosotras mismas? Podemos pensar en el momento en el que vemos televisión, pero esto también es un acto de comunidad, compartimos un tiempo de entretenimiento. Sin embargo, existen determinadas actividades que sí son solo nuestras, como el deporte, la pintura, pero sobre todo, la literatura.

Es en la literatura donde encontramos mil y una oportunidades para crecer y reencontrarnos con nuestras voces internas, con eso que nos late en el cuerpo y se acelera ante la posibilidad de una ilusión. Es la literatura la que le habla al corazón y le lleva de la mano, para vivir mundos nuevos e insospechados. Dentro de la literatura tenemos la oportunidad de encontrar todo tipo de géneros, desde el más racional y sesudo, como el ensayo, hasta lo más íntimo e inesperado como la poesía.

La literatura escrita por mujeres nos hace encontrarnos con la voz de esa otra, esa compañera de género que traspasa las fronteras con sus imágenes y preocupaciones existenciales, para iluminar nuestras horas. Aquella que puede hablarnos desde un lugar en reflejo y nos hace repensarnos como mujeres. La literatura escrita por mujeres, aunque no siempre lleve el tinte de transgresión en su interior, sí es un cuerpo textual que contiene la carga del género femenino, que ha tenido que luchar por trascender las líneas de lo privado y llegar a hacia lo público, para darnos a conocer sus propuestas y deseos de creación.

Así, la literatura escrita por mujeres la podemos encontrar en diversos espacios, tenemos el ensayo, para la reflexión sobre las temáticas que más nos estimulen. En Academia.edu, podemos buscar infinidad de opciones dispuestas a nuestro alcance en forma gratuita, donde existe una gran cantidad de alternativas, solo es cuestión de definir nuestros intereses.

Por otra parte, podemos pensar en la poesía, de la que hay de todo tipo, que a través de su cadencia y presencia metafórica nos lleva de la mano para visitar distintas voces íntimas; desde la mística, la reflexiva, la existencial, hasta la erótica. Es esta última, la que logrará conducirnos hacia el reconocimiento sensual en nuestro mundo sensorial, debido a la reapropiación del cuerpo femenino.

Para encontrar poesía, podemos buscar las diversas antologías que se han escrito sobre mujeres, en donde leamos sus voces en todas las regiones del mundo, desde Latinoamérica hasta el Oriente lejano. Hay antologías generales, por países o regiones, así como por determinada temática, por ejemplo de poesía erótica guatemalteca podemos encontrar, Rosa palpitante: poesía femenina del siglo XX.

En este mundo lírico femenino, están Alejandra Pizarnik y Gabriela Mistral, dos voces transgresoras con energía hispanoamericana. Por su parte, mujeres guatemaltecas quienes con su poesía han enriquecido nuestro mundo, a quienes elegiría para visitar en estos momentos, son Ana María Rodas con Esta desnuda playa, Aida Toledo en Más que una pequeña trampa, Luz Valle en “Cautiva”, Rosa Rodríguez López y El vendedor de cocuyos, Calixta Gabriel Xiquin en “Escribiendo” y “B´eleje´ B´atz”, Rosa María Chávez en “Hace un mes”, Maya Cu con “Poesía de lo propio”, entre muchas otras que se quedan en mi memoria.

Por otro lado, podemos encontrar la narrativa, son los cuentos y las novelas, las que a través de diálogos y distintas imágenes a partir de la creación de personajes y motivos, generan un nuevo mundo, uno solo nuestro. Y así, podemos pensar en todo tipo de géneros narrativos, los hay desde los más románticos y cotidianos, como con Laura Esquivel e Isabel Allende, hasta los más densos y metafísicos como la ficción producida por Ursula K. Le Guin (La mano izquierda de la oscuridad) o Clarice Lispector (Cerca del corazón salvaje).

De la narrativa hispanoamericana, podría pensar en nombres de mujeres extraordinarias que han dejado una innegable huella, entre ellas Elena Garro con Los recuerdos del porvenir, María Luisa Bombal en La última niebla, Ángeles Mastretta y Arráncame la vida, Rosario Castellanos en Álbum de familia, Diamela Eltit con Lumpérica, Elena Poniatowska y La noche de Tlatelolco, Laura Restrepo en La novia oscura, Gioconda Belli en La mujer habitada, Jacinta Escudos y sus cuentos Crónicas para sentimentales, Leonor Paz y Paz en su colección de cuentos Lo que se calla, Anabella Giracca con Demasiados secretos, Ana María Jurado con Bandada de pájaros y Carol Zardetto, Con pasión absoluta, entre muchas otras que se quedan en mi mundo de posibilidades. Esto es, porque a través de sus reflexiones, sus posturas sociales, las críticas políticas, el reconocimiento de la historia escrita con minúscula a partir de la construcción binaria de género y su creación de una nueva postura para pensarnos mujeres desde estas latitudes, me han construido el ser femenino que hoy cuestiona y acompaña en estas noches largas, que por fortuna o azar, nos ha tocado vivir.

Visitas sugeridas:

  • 80 libros gratis en PDF de mujeres escritoras, novela, poesía y ensayo, disponible en: https://www.oyejuanjo.com/2016/03/libros-gratis-pdf-mujeres-escritoras.html
  • Antología de poesía erótica de Ecuador: http://www.editorialmayorbooks.com/images/erotica.pdf
  • Mujeres escritoras: 150 libros en PDF para descargar [gratis], disponible en: https://poetasdelfindelmundo.com/a/m/mujeres-escritoras-pdf/
  • Meza Márquez, Consuelo y Aida Toledo (2015) La escritura de poetas mayas contemporáneas producida desde excéntricos espacios identitarios. Universidad Autónoma de Aguascalientes. México. (Disponible en Academia.edu)

#AprenderemosAvivir #Arte #Literatura Mujeres

CONTENIDO RELACIONADO

síguenos
contáctanos soy@rudagt.org
Dona Hoy

Todos los derechos reservados. Los contenidos son propiedad de sus autoras