#NiUnaMenos: movilización de mujeres contra las violencias patriarcales

Por: Jovanna García
País: Guatemala
16 octubre 2020

Fotografías: Jovanna García – Feministas Cobán

Con el canto “que tiemble el Estado, los cielos, las calles, que tiemblen los jueces y los judiciales, hoy a las mujeres nos quitan la calma. Nos sembraron miedo, nos crecieron alas”, resonaron las calles en la Ciudad de Guatemala, Cobán, Huehuetenango, Quetzaltenango, Chiquimula, Comalapa, Escuintla y en distintos puntos del país, donde cientos de mujeres y colectivas se unieron el 10 y 11 de octubre en una sola voz, para pedir justicia por todas las que han sido asesinadas, para que se detengan las agresiones y todo tipo de violencias contra las mujeres.

En las últimas semanas, en Guatemala se ha incrementado la información sobre casos de secuestros, desapariciones y asesinatos de mujeres, niñas y niños. Pero resaltan dos casos en específico: el asesinato de Litzy Cordón y de Laura Hernández, en Zacapa. Las muertes catalizaron la sensibilidad y movilización ciudadana que tomó las calles para pedir justicia pronta y efectiva.

Movilización de mujeres

Durante la jornada del sábado en la Ciudad de Guatemala, se pudo observar desde las 9:30 de la mañana a mujeres jóvenes en la Plaza de las Niñas – en la Plaza de la Constitución, del parque central-, que dibujaron flores sobre el suelo que sirvieron de marcas para determinar el distanciamiento físico necesario y así evitar la propagación del coronavirus.

Las primeras personas en llegar provenían del municipio de Teculután, Zacapa. De ese grupo, varias eran vecinas, vecinos y familiares de Litzy Cordón, la joven estudiante universitaria que fue secuestrada y asesinada entre el 5 y 6 de octubre en ese departamento. Llegaron con mantas, consignas y peticiones de justicia, pero también con una manta que rendía homenaje a la vida de Litzy.

Fotografía: Jovanna García - Amiga de la infancia de Litzy llorando mientras se pedía justicia.

Fotografía: Jovanna García – Amiga de la infancia de Litzy llorando mientras se pedía justicia.

En el transcurso de la mañana siguieron llegando más personas, jóvenes estudiantes, integrantes de diversas colectivas, artistas visuales que llevaron su arte en carteles y otras que llevaron instrumentos musicales para acompañar la “Canción sin Miedo”, una composición original de la artista mexicana Vivir Quintana, adaptada al contexto guatemalteco.

Fotografía: Jovanna García - Artista se hizo presente con flauta transversal para acompañar "Canción sin miedo".

Fotografía: Jovanna García – Artista se hizo presente con flauta transversal para acompañar “Canción sin miedo”.

Las diversas colectivas y mujeres presentes en la Plaza de las Niñas tomaron un momento para encender fuego, candelas y realizar una ceremonia espiritual en conmemoración a aquellas que han sido asesinadas, como Litzy, Laura, Cristina Siekavizza, Juana Raymundo, las 56 niñas del albergue para menores Virgen de la Asunción, y por todas aquellas de las cuales no se conocen sus nombres ni historias. Además, también entonaron todas juntas, la “Canción sin Miedo”. Otras hablaron a través de un micrófono mostrando su repudio e indignación por los asesinatos a mujeres y exigiendo justicia.

En el parque central de Cobán, colectivas feministas se organizaron para hacer una acción en la que también cantaron la ”Canción Sin Miedo”. Todas se reunieron desde las 13:00 horas, con pancartas y consignas. Lo mismo sucedió durante la tarde en los parques de las cabeceras departamentales de Huehuetenango y Quetzaltenango. Fueron varias las mujeres que portaban pancartas para exigir justicia por todas las asesinadas; en las dos ciudades  también ellas cantaron la “Canción Sin Miedo”. Esa tarde, ni la fuerte lluvia que cayó en varias regiones impidió la movilización de las mujeres.

El domingo 11 de octubre, en conmemoración al Día de la Niña, también se movilizaron mujeres organizadas en distintos territorios para mostrar indignación y pedir justicia por los crímenes contra mujeres y los asesinatos recientes. En San Juan Comalapa, desde las 10:00 de la mañana, un grupo de mujeres se reunió en la plaza San Juan, cantando todas juntas la Canción sin Miedo. En Chiquimula a las 4:00 de la tarde, hubo una marcha pacífica que inició en la municipalidad, las asistentes llevaron prendas de color morado, portaban mantas y gritaban consignas, también mostraron su rechazo ante la violencia patriarcal contra las mujeres. Ese mismo día, de nuevo en Huehuetenango, mujeres se reunieron para cantar juntas la “Canción sin Miedo”.  En Escuintla una sola mujer se hizo presente, pero su voz se escuchó fuerte en las calles al cantar la misma canción: “a cada minuto, de cada semana, nos roban amigas, nos matan hermanas”.

En Ruda, mujeres + territorio, se hizo una recopilación de todas esas movilizaciones, uniendo la voz de todas las que salieron a las calles del país desde sus distintos territorios, en un mismo vídeo.

https://twitter.com/ruda_gt/status/1315501705128181760?s=20

Varias mujeres no pudieron asistir a las movilizaciones por diversas razones, pero mostraron su rechazo y respaldo a quienes estaban en las calles, usando en sus redes sociales las etiquetas #NiUnaMenos#JusticiaPorFemicidio#JusticiaParaLitzy. Algunas grabaron videos cantando la “Canción sin Miedo” y los publicaron en Facebook, Twitter e Instagram.

¿Por qué se movilizaron las mujeres?

Uno de los casos que mayor impacto tuvo en todo el país recientemente fue el de Litzy Amelia Cordón Guardado, una joven de 20 años, estudiante de la carrera de Trabajo Social en el campus en Zacapa de la Universidad Rafael Landívar –URL-. Litzy desapareció el 5 de octubre, según la Alerta Isabel Claudina #2020-1026 activada por sus familiares. La última vez que se le vio fue en el caserío Barranca Seca, del municipio de Teculután, en Zacapa, Guatemala. Un día después, la alerta fue desactivada, pues Litzy fue localizada sin vida en el lugar conocido como los Pasitos, camino a La Vega del Cobán, también en Teculután. Su familia informó que fue secuestrada cuando ella se dirigía a su trabajo “eran las 6:20 de la mañana cuando la nena salió de la casa”, comentó una familiar.

El caso de Litzy sacudió a muchas personas por lo que ese mismo jueves en Teculután, varias mujeres, hombres, niños, niñas, e incluso monjas del colegio en donde Litzy estudió, se reunieron y caminaron por las calles de la ciudad pidiendo justicia por su asesinato y el de Laura Daniela Hernández Guevara, de 22 años, asesinada el 28 de septiembre durante un ataque armado en la bajada del río en Teculután, Zacapa, según lo publicó el medio digital DeGuate.com.

Justicia Para Litzy Cordón: ayer fue reportada como desaparecida y hoy fue localizada, pero sin vida.

El jueves 15 de octubre, Yolanda Sandoval, de la Fiscalía de la Mujer del Ministerio Público (MP), presentó estadísticas sobre la desaparición de mujeres de la alerta Isabel Claudina. Según la información presentada, el departamento de Guatemala es donde se han registrado el mayor número de desapariciones, con 465 en lo que va del 2020; le sigue Quetzaltenango con 69 y Escuintla con 63. También informó que el rango de edad de las mujeres que desaparecen está entre los 21 y 30 años. Sobre los meses con mayor reporte destacan enero de este año, con 192 alertas activadas; en febrero 159 y en marzo 138. Asimismo, según este resumen, el 80% de las alertas han sido desactivadas y los sábados son los días en los que se reportan mayores desapariciones.

 

 *Cuadro comparativo entre 2019 y 2020 con reporte de desapariciones de mujeres presentado ayer*

*Cuadro comparativo entre 2019 y 2020 con reporte de desapariciones de mujeres presentado ayer*

 

Respuesta del Estado: no hay repunte de casos

En la conferencia de prensa de ayer, la fiscal de la mujer del Ministerio Público declaró: “he de decir que tanto las alertas Isabel Claudina como las denuncias de violencia contra la mujer en el tiempo de la pandemia han disminuido como un efecto negativo de la propia enfermedad, que limita la locomoción y limita a las mujeres poder salir de sus casas o acceder a un teléfono”, reconociendo las dificultades que tienen las mujeres para denunciar hechos de violencia.

Durante la actividad, César Estrada, de la fiscalía contra el Delito de Secuestros, manifestó su “compromiso con el combate de secuestros”. Y agregó que desde hace 10 o 15 años han disminuido y que “con satisfacción puedo decir que no existen estructuras criminales sólidas como las de antaño”. También dijo que de 2019 para octubre de 2020, la fiscalía cuenta con un 20% de denuncias, que indica, según las autoridades que “no ha habido un repunte ni un incremento a este tipo de hechos criminales”.

Por su parte, Edgar Muñoz, primer subsecretario del MP, añadió que el motivo de realizar la conferencia de prensa de ayer obedeció “a la información que se ha divulgado recientemente” sobre todo en redes sociales, sobre el incremento de casos de secuestros y desapariciones, que aseguró, “no es real”. Además, enfatizó que se ha dado inicio a investigaciones a aquellos hechos delictivos que se han reportado.

También en esa conferencia, José Antonio Tzubán, director de la Policía Nacional Civil (PNC), informó sobre el caso de una joven que se había reportado como secuestrada por un periodista de radio Sonora, en redes sociales, explicando que “no había sido secuestrada”, sino que había salido de casa sin el consentimiento de su mamá. También expuso otros casos para aclarar que no se trata siempre de secuestros cuando una mujer, niño o niña desaparece. “Es información malintencionada que viene a generar psicosis a la población guatemalteca”, precisó.

Al final, el presidente Alejandro Giammattei, después de la presentación oficial de la Coordinadora Interinstitucional contra la Explotación Laboral y Trabajo Infantil (CICELTI), expresó sobre los últimos sucesos violentos contra mujeres, niños y niñas: “no hay un incremento en la desaparición de niños y que la información que se difunde es solamente una campaña para desprestigiar a las instituciones del país”.

Durante el lanzamiento de las estrategias para la conservación de biodiversidad del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP) pidió que “dejen trabajar” al Comando Antisecuestros de la PNC, porque en su opinión, “es uno de los mejores comandos que se tienen en el país”. Concluyó diciendo que “si la familia entorpece el trabajo del comando antisecuestros, el resultado es lamentable”.

 

#CalladasNuncaMás #JusticiaPorFemicidio #NiUnaMenos

CONTENIDO RELACIONADO

síguenos
contáctanos soy@rudagt.org
Dona Hoy

Todos los derechos reservados. Los contenidos son propiedad de sus autoras