Las expectativas sobre la nueva magistrada estadounidense Amy Coney Barrett contra los derechos de las mujeres

Por: Andrea Rodríguez
País: Guatemala
29 octubre 2020

La Corte Suprema de Estados Unidos se ha caracterizado por las tensiones entre posturas consideradas liberales y conservadoras. Con la muerte de la magistrada Ruth Bader Ginsburg el 18 de septiembre, su paso por la corte fue conmemorado por diversas personalidades de la política estadounidense por sus luchas por la igualdad de género y particularmente su voto decisivo en la sentencia que ilegalizó la prohibición del aborto a nivel nacional.  

Diversas organizaciones “provida” en Estados Unidos promovieron la candidatura de Amy Coney Barrett mediante el cabildeo. La presidenta de la organización antiaborto Susan B. Anthony List, Marjorie Dannenfelser, declaró en una entrevista para el New York Times que habían entregado un listado de candidaturas al presidente Donald Trump, y que Coney Barrett era la preferida del movimiento.  

Además de las candidaturas para la corte, Marjorie relata que le solicitaron al entonces candidato a presidente Trump varios puntos: no financiar con dinero público las interrupciones del embarazo, no abortos a nivel nacional después de los 5 meses y desfinanciar la organización de derechos sexuales y reproductivos Planned Parenthhood. Esos fueron los compromisos que Trump estableció con la organización Susan B. Anthony a cambio del apoyo de las organizaciones, que fue decisivo para su victoria electoral. 

Entre los últimos deseos de Ruth Bader Ginsburg, antes de morir a los 87 años pronunció que esperaba que no se eligiera a su vacante hasta que se eligiera a un nuevo presidente de los Estados Unidos. Sin embargo, integrar a una nueva jueza conservadora fue prioridad del presidente Trump y las organizaciones provida. 

Finalmente, Amy Coney Barrett fue electa por una pequeña diferencia en el senado: 52 votos a favor y 48 en contra. La Corte Suprema queda conformada con una amplia mayoría conservadora, con 6 integrantes de tendencia conservadora y 3 de tendencia liberal. 

Aunque la jueza electa se ha negado a hacer explícita su posición sobre el derecho al aborto, las expectativas de las organizaciones contra el aborto giran en torno a la anulación del fallo conocido como Roe vs. Wade, con el cual se legalizó el aborto en todo Estados Unidos considerando inconstitucionales las leyes que intervinieran con la privacidad de las mujeres. Con la amplia mayoría conservadora, se espera que se retome el tema y se limite más o se prohíba el acceso a la interrupción del embarazo.  

La magistratura en la Corte Suprema es un puesto vitalicio. Las elecciones presidenciales en Estados Unidos serán el próximo martes 3 de noviembre. 

CONTENIDO RELACIONADO

síguenos
contáctanos soy@rudagt.org
Dona Hoy

Todos los derechos reservados. Los contenidos son propiedad de sus autoras