“Hay un problema estructural, les guste o no les guste.”

Por: Imelda Tax Monroy
País: Guatemala
25 enero 2020
Fotografía: Nelton Rivera

¿Quién es Thelma Cabrera?
Soy Thelma Cabrera Pérez, del pueblo maya mam, tengo 49 años de edad y soy casada, tengo 4 hijos. Soy de la aldea Sibanay, XX Retalhuleu. Soy miembro de la dirección política de CODECA (Comité de Desarrollo Campesino). Actualmente llevamos procesos de organización en las comunidades, articulando desde la lucha de los territorios. Soy defensora de los derechos de los pueblos y de la madre tierra. Eso lo ejercemos formando y comunicando sobre nuestras luchas.

Yo soy una mujer humilde que vive en una comunidad. Yo me organicé a causa de todas las injusticias que vivimos. Gracias a la lucha, gracias a CODECA por enseñar ese camino a muchos de nosotros tanto a mujeres, como a hombres, para seguir defendiendo nuestros derechos. Ya no queremos que nuestras hijas e hijos, nietas, nietos, vivan lo mismo que nosotros estamos viviendo. Entre tanta humillación, entre tanta discriminación, exclusión que vivimos. Tenemos nuestras reuniones cada 12 días. Cada mes nos reunimos y sigo ahí, en las comunidades con nuestras hermanas y hermanos y en todos los territorios. Represento al pueblo originario y, así, estamos caminando en un largo camino, siempre construyendo ese proceso para el buen vivir.

Mis abuelos y abuelas eran originarios de Concepción Chichirichapa, pero yo soy nacida aquí, en la costa sur. Desde aquí aprendimos a luchar cuando se forma CODECA en el año 1992, por la lucha por la tierra y salarios dignos en el campo.

 

Es importante conocer más de su historia. ¿Nos puede comentar cómo llegó a la defensa del territorio?

Es un proceso. Se funda Codeca en el año 92, se firman los Acuerdos de Paz (que fue una estrategia de los ricos para implementar la privatización y seguir con la violación de los derechos de los pueblos originarios), luego analizamos que la Madre Tierra tiene derechos. Ella puede vivir sin nosotros pero nosotros sin la Madre Tierra no podemos vivir.
Luego la defensa del territorio se inicia porque en nuestro entorno estamos invadidos por los megaproyectos, los proyectos de monocultivos, la contaminación en el agua que sirve para regar los monocultivos y para el consumo humano. Eso nos vino a perjudicar aquí en el territorio a nivel de la costa sur, pero ahora eso ya es un problema a nivel nacional porque los ríos están contaminados. Ya no hay peces en los ríos, ese es un problema estructural que hoy estamos enfrentando porque las enfermedades han aumentado en nuestro territorio. Las fumigaciones aéreas nos perjudican y eso es lo que me motiva a seguir en la lucha. La violación a los derechos laborales, la explotación de mano de obra barata. La distribución de la energía eléctrica, el alto costo, el robo, el mal servicio que hace la empresa (eléctrica) a nosotros como usuarios. Todas estas problemáticas nos hacen seguir luchando.

En el 2012 empezamos a debatir sobre la propuesta de una Asamblea Constituyente Popular y Plurinacional porque nosotros (los pueblos originarios) no estamos de acuerdo con las reformas a la Constitución que plantean los gobiernos. Vemos que, lo que quieren hacer, es un parche. Lo que hicimos fue debatir la propuesta en 14 ejes temáticos, que hablan sobre el modelo de Estado. Creemos que no tenemos Estado y urge fundar uno plurinacional y con la participación de todos los pueblos mayas, garífunas, xincas y mestizos, todos los pueblos. Como un ejemplo los idiomas que hay en Guatemala que quizá solo están reconocidos en papel, pero en la práctica eso no está respetándose realmente como debe ser. Esa fue la razón por la que nace la propuesta.

Hablemos sobre los principios. Derechos Humanos, sistema político, tierra, agua y territorio. Sistema de salud, de justicia, de educación, comunicación, son 14 los ejes temáticos. Eso lo pusimos a nivel nacional a través de marchas, movilizaciones y se posicionó el proceso de Asamblea Constituyente Popular y Plurinacional gracias a las luchas que nosotros hacemos en las calles y a la vida de los mártires. Porque, a pesar de eso, nosotros estamos en pie de lucha. Somos un movimiento criminalizado, estigmatizado. Muchos compañeros han sido asesinados, encarcelados; compañeros que han sido ligados bajo medida de procesos, a pesar de eso la lucha sigue y luego se dio mi participación en el proceso electoral.

Nosotros no somos electoreros, no somos politiqueros, sino que somos otra política. La forma que tenemos para llevar a cabo la propuesta como pueblos, fue la razón por la que nace el MLP. Ahora no estamos en campaña. Ahora, después del 16 de junio, nadie es candidato; la campaña ya terminó. Por asamblea lo debatimos, decidimos que los pueblos tenemos que atrincherarnos en los espacios para poder llevar la propuesta. En esa ocasión, pues, yo fui electa en la asamblea para candidata al binomio presidencial con el compañero Neftaly López. Fue así como participé, yo nunca dije no a los pueblos porque es importante que nosotros asumamos esa responsabilidad. Si bien es cierto que a los pueblos nos han impuesto en la cabeza que no podemos participar pero por primera vez en la historia dijimos “sí vamos a participar” y, como mujer, ama de casa, participé. Para mi es una experiencia más porque hoy seguimos con la lucha alrededor de la propuesta, sigo siendo la misma, aquella mujer con mucha dignidad, que llega a las comunidades, a los territorios a hablar de los temas, a debatirlos como organización, como Codeca, ya que de ahí nació en MLP.

 

¿Qué camino tuvo que recorrer para ser candidata?

Primero es la conciencia. Tenemos que estar conscientes, con una claridad de que lo que emprendemos es una lucha, no es búsqueda de puestos o de poder; es caminar conjuntamente con el pueblo en donde no hay camino. El mismo pueblo va a ir haciendo el camino y ahí es donde como persona lo tengo muy claro.
La organización es importante, por eso urge que todo el pueblo de Guatemala se organice para que nos formemos y comuniquemos lo que estamos haciendo. Ese fue el proceso que yo emprendí desde muy joven, conociendo derechos y, prácticamente, es la realidad que vivo desde mi vida diaria.
Durante la campaña muchos se burlaron de que soy ama de casa, de que vaya a tortear, de que no tengo títulos. Nunca lo tomé así muy de malo, porque razón tienen las personas que quizá, por la misma deficiencia que han tenido quienes han gobernado nuestro país (entre empresarios, académicos, militares) ahora somos gobernados por un comediante. Realmente esa deficiencia ha manchado la imagen de los académicos en Guatemala pero no quiere decir que todos los académicos sean así. También en las filas de la lucha hay académicos conscientes.

Yo entendí perfectamente cuando los medios de comunicación y en las redes sociales se molestaron y empezaron a hostigarme. Todavía, de vez en cuando, me siguen hostigando, hay una página en Facebook que es Ganaderos en Guatemala que sigue hostigándome como persona, como una defensora. A eso yo no le tomo importancia, porque la organización es del pueblo, la lucha es del pueblo y hay un problema estructural les guste o no les guste.

Tenemos que poner el dedo en la llaga y eso es lo que sigo haciendo como defensora. Ese es el camino que yo emprendí, siempre hay injusticias. No necesito un título para nombrar todos los abusos, criminalización y los asesinatos que estamos viviendo. Esa desnutrición que cada día estamos enfrentando. No se requiere de un título, es simplemente conocer la realidad en que vivimos y lo que queremos es cambiar la situación. Nuestros títulos no van a salvar a Guatemala, no es así, es nuestra conciencia de que, entre todos los pueblos que habitamos Guatemala, hay que buscarle solución a los problemas, nada más. A mí no me afectan las acciones de odio que han soltado en contra de mía, porque nosotros somos un pueblo, no es Thelma Cabrera, es todo el pueblo organizado.

 

¿Cuál es su experiencia con el racismo?

Desde pequeña trabajé en las fincas cortando café con mi mamá. A uno como pueblo cuando lo miran siempre es con un odio, como si nosotros no valiéramos nada. Ese racismo se manifiesta desde la humillación, la explotación que vivimos los pueblos, eso se manifiesta en todos los ámbitos de la vida social y también en la campaña se vio el odio. Ese racismo que soltó un programa en Guatevisión; otros periodistas de Nómada que vinieron acá a mi casa el mero día de las elecciones, al parecer se visten muy amables, pero lo que comunican todo tiene parte del odio, del racismo, de la humillación.

Hay críticas fuertes, se vio bien esto en las redes sociales, en los medios de comunicación. Para empezar con que, bueno, el odio siempre iba hacia los pueblos. Yo no me extraño de ese racismo porque se ha venido dando desde hace muchos años, desde el despojo de nuestras tierras, cuando nos vieron que sin derechos. A mí no me extraña eso. Estoy aprendiendo de que aquí en Guatemala tenemos que luchar para poder erradicar esto, porque ha sido impuesto por el mismo sistema y es para dividir a los pueblos, para que nos miremos indiferentes entre pueblos; entonces ese racismo poco a poco se va a ir trabajando organizativamente a través de las mismas luchas que nosotros tenemos que emprender porque con eso rompimos parte del racismo. Porque ya no será Thelma Cabrera, porque es un ejemplo para las mujeres, para los hombres, para los jóvenes que en estas elecciones lo demostramos de que sí se puede. No es para que yo quede en un lugar o que sea yo la imagen, no, sino que todas y todos podemos accionar y decir que sí se puede porque ya hay un ejemplo. Eso va a ir a través de un proceso donde la misma sociedad pueda entender sobre la igualdad de derecho, porque también hay hermanas y hermanos que tienen una secta religiosa pero nuestras actitudes no cambian, entonces muchas cosas tienen que cambiar en nuestras vidas.

Nelton Rivera. Prensa Comunitaria Km. 169 año 2019

 

Mensaje de Thelma

Primero saludarlos. Gracias a ustedes como pueblo de Guatemala, porque, en su momento, durante mi participación en el MLP, habían personas que no nos conocían, ni siquiera ahora todavía nos conocemos porque todavía no hemos terminado de visitar los territorios, porque no pudimos alcanzarlos todos en campaña. El MLP tuvo presencia en 115 municipios a través de su estructura, sin embargo me he encontrado con personas que ni siquiera nos conocíamos, pero que se organizaron para fiscalizar el voto y para poder hacer unos días de campaña en su territorio. La gente escuchó el mensaje, la propuesta del MLP a través de Thelma Cabrera.

Yo les agradezco encarecidamente que creyeron, que nos reconocimos como pueblos originarios porque, según el fraude, quedamos en ese lugar. Aunque nosotros no creemos como pueblos, quedamos en un cuarto lugar, que es una experiencia que nos dice que el pueblo se está levantando. La idea es de que el pueblo se organice, que se levante, ya no será Thelma Cabrera, es el pueblo quien debe decidir quien pueda ser su representante, sea hombre, sea mujer. Aquí lo que tenemos que hacer es cambiar esta situación, pero a través del proceso de Asamblea Constituyente Popular y Plurinacional y de una agenda que se está fortaleciendo desde los territorios, donde hay algunos elementos pero que se está fortaleciendo con los pueblos. Aquí tenemos un largo camino, tenemos un reto para poder cambiar esta situación para nuestras hijas e hijos. Como pueblos tenemos que unir nuestros esfuerzos desde la lucha donde hay trincheras de lucha porque no podemos hacer unidad de unas cuantas cabezas en la ciudad sino que atrincherémonos en donde están la verdaderas luchas para poder levantar a nuestro pueblo, que sufre de todo lo que está pasando, así como sufrimos nosotros. Luchemos para que esta situación cambie en nuestro país, a través de la propuesta hacia el buen vivir.

Pueblo de Guatemala, donde quiera que me escuches, a donde pueda llegar esta voz como mujer: luchemos desde cualquier rincón, sea de Guatemala, sea de otro país. Debemos de organizarnos porque Latinoamérica debe de liberarse de este imperio del neoliberalismo.

Hay ejemplo en otros países donde los pueblos se están levantando y nosotros en Guatemala, ¿cuándo? Así es que organicémonos de todas las formas de organización nos podemos encontrar desde nuestras comunidades. No les puedo decir “Vénganse con CODECA.”, no. Diferentes formas de organización podemos buscar para la liberación de nuestros pueblos

CONTENIDO RELACIONADO

síguenos
contáctanos soy@rudagt.org
Dona Hoy

Todos los derechos reservados. Los contenidos son propiedad de sus autoras